El Cadillac CTS-V es un coche de carreras muy serio, con un V8 que entrega 460CV producido en cooperación con Katech Engine Development y un chasis desarrollado y diseñado por Pratt & Miller. De esta colaboración surgió tambien el laureadoCorvette C6.R GT1 que dominó el ALMS y Le Mans en GT1 durante años.

El sedán CTS-V logró un crono de 7: 59.32 en el circuito de Nürburgring - Nordschleife, que fue el tiempo más rápido documentado para un sedán de producción de neumáticos de fábrica, hasta que el Porsche Panamera Turbo cronometró un tiempo de 07:56 en julio de 2009. El vehículo era conducido por John Heinricy. El vehículo que rompió el récord fue vendido en 2009 en la subasta de Barrett-Jackson en Palm Beach.